13 de julio de 2016

Reto Cinéfilo: The Scandalous Lady W

Nueva peli para seguir saldando el reto cinéfilo. Con The Scandalous Lady W, protagonizada por la preciosísima Natalie Dormer (Juego de Tronos) y dirigida por Sheree Folkson, tacho "Una película dirigida por una mujer".

Nueva peli para seguir saldando el reto cinéfilo. Con The Scandalous Lady W, protagonizada por la preciosísima Natalie Dormer y dirigida por Sheree Folkson, tacho "Una película dirigida por una mujer". La entrada contiene un spoiler pero no os preocupéis pues está camuflado y sólo lo leeréis si queréis seleccionando la parte del texto que está completamente oscura.

Por cierto, ahora en el menú principal está dividido en sub pestañas y en la categoría de cine encontraréis el reto cinéfilo con la lista completa de retos y las reseñas de los que ya están cumplidos. Creo que así es más fácil seguirlo ^^

Ficha Técnica
Título original: The Scandalous Lady W.
Año: 2015.
Duración: 90 minutos.
Género: Drama, romance, biográfica.
País: Reino Unido.
Dirección: Sheree Folkson.
Guión: David Eldridge, Hallie Rubenhold.
Reparto: Natalie Dormer, Aneurin Barnard, Shaun Evans. Oliver Chris.

Argumento
Basada en un hecho real y en la novela Lady Worsley's Whim, de Hallie Rubenhold, muestra la versión "jamás contada" del escándalo Worsley. Lady Seymour Worsley escandalizó a la alta sociedad londinense del siglo XVIII después de que su esposo, Sir Richard Worsley, llevase a juicio por adulterio al capitán George Bisset, amante de Lady Worsley, y se descubriera en él que la dama llegó a tener hasta 27 amantes.

Opinión
Siempre que veo una serie acabo con un flechazo nuevo. Ya os conté en la entrada anterior que estaba viendo Guerra y Paz (ya la he terminado, por cierto) y en ella he descubierto al actor galés Aneurin Barnard. Así que lo típico, fui a la santa Wikipedia a ver qué más había hecho el mozo y su última película ha sido The Scandalous Lady W junto a la diosa Natalie Dormer (Juego de Tronos). No había más que decir. Me dispuse a verla.
La película nos cuenta la historia de Lady Seymour Worsley, una joven bella y rica de la alta sociedad casada con Sir Richard Worsley, gobernador de la Isla de Wight y con una incipiente carrera política. Como bien nos dice el primer rótulo que aparece en el film, las esposas en aquella época eran consideradas una propiedad más del marido al igual que las tierras o el ganado, por lo que tenían que hacer lo que ellos quisiesen. A pesar de que la joven sabía que tendría que obedecer a su esposo en todo, no se imaginó que lo que más contentaba a Sir Richard era ver a su mujer a través del ojo de la cerradura acostarse con otros hombres que él mismo elegía.

En una de estas el matrimonio conoció al joven George Bisset, del que Lady Worsley se enamoraría y con el que intentaría fugarse. Sir Richard los pilló y llevó al capitán Bisset a juicio, reclamándole 20000 libras por haberse liado con su esposa. Esto es algo que me llamó mucho la atención y de lo que no he podido documentarme (imagino que no he sabido buscar bien) aunque me han comentado que sí que pasaba así. Nunca pensé que fuera el amante el que tuviera que someterse a juicio y pagar una multa o ir a la cárcel en lugar de la adúltera, que a fin de cuentas es quien tiene la responsabilidad, pero parece ser que la culpa fue de él por seducirla y mancillar el honor de caballero de Sir Richard. Ella igualmente no se libra del escarnio público pero se las ingenia para arrastrar a su marido a la vergüenza.

Lady Worsley me gustó muchísimo. Es una mujer fuerte que acaba cansada de complacer las humillantes exigencias de su marido y está dispuesta a perderlo todo si es necesario con tal de primero, librar de la cuantiosa multa y de la cárcel a su amado, el capitán Bisset, y segundo, conseguir el divorcio y con ello su libertad. Natalie Dormer le da toda la fuerza al personaje con su actuación mostrándola sumisa y complaciente ante su esposo pero también decidida y dominante cuanto toca. De hecho el capitán Bisset, interpretado por Aneurin Barnard, parecía un cachorrillo faldero suyo en todo momento.

La escenografía, fotografía y vestuario son una maravilla. Qué trajes... Y qué salones y jardines. Aunque es un telefilm, todos los detalles están muy bien cuidados. Y volviendo al vestuario, hay que prestarle especial atención al vestido rojo de amazona inspirado en el uniforme del regimiento de su marido (y de su amante) pues es igual al que lleva la Lady Worsley real en el retrato que el pintor Joshua Reynolds le hizo en 1776 y que hoy en día se conserva en Harewood House de Yorkshire, en el Reino Unido. Además es una película corta que lleva muy buen ritmo, combinando flashbacks y tiempo real. Es más, diría que incluso se me hizo un pelín corta. Puede que hubiese metido algo más del romance de Lady Worsley y Bisset... no sé.

Ahora hablando un poco de la historia real detrás de la película, por lo que he podido leer googleando, la versión oficial cuenta que es ella quien no tenía bastante con su marido (marido que no le prestaba mucha atención pues estaba más a otros menesteres) y coqueteaba abiertamente con cualquier hombre que se le pusiera por delante por lo que antes del juicio la bella Lady Worsley ya tenía mala fama. La gota que colmó el vaso y provocó el juicio fue pillar en el acto a Lady Worsley con Bisset, que era un buen amigo de la familia. Sin embargo la defensa del capitán Bisset se las arregló para que se viera a Sir Richard como cómplice del adulterio alegando que los incitó a ello tras animar a Bisset a espiar a Lady Worsley mientras tomaba un baño. Si queréis saber más sobre su vida y milagros, os recomiendo leer el siguiente post en español: El escándalo Worsley. O bien en inglés la entrada sobre ella en la Wikipedia.

En resumidas cuentas es una película muy amena, con una historia curiosa y muy bonita visualmente y no sólo por el apartado técnico, es imposible dejar de mirar a Natalie Dormer. Estoy segura de que si os van las películas de época esta os gustará.

Puntuación


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario