22 de agosto de 2016

Outcast 1x10: Final de temporada + impresiones generales

Ponemos el punto y final a la primera temporada de Outcast con el 1x10: Esta lucecita. En este capítulo sabemos qué pasa finalmente con Megan y descubrimos un par de cosas muy interesantes. Es un capítulo muy bueno, un gran broche de oro para una temporada en general muy aburrida.

Primero de todo, siento el enorme retraso con este capi (y bueno, con el blog en general) pero llevo un par de semanas que casi no paro. Dicho esto, comencemos con el tema que nos toca: El capítulo de final de temporada de Outcast.

El señor Robert Kirkman lo ha vuelto a hacer: Después de una temporada de mierda muy floja, nos abandona hasta la siguiente con un gran capítulo, incluso mucho mejor que el primero.

Kyle y Anderson llegan a casa de Megan, donde encuentran a las niñas escondidas en un armario pero ni rastro de ella. Deciden pedirle ayuda al jefe de policía para buscarla mientras la mujer de este cuida de las pequeñas. Aunque Kyle y Anderson no están de acuerdo en la clase de mal que los aborda, Kyle le pide al reverendo que piense qué tienen en común todos los poseídos para intentar dar con Megan. Anderson llega a la conclusión de que al principio siempre están confusos y tienen miedo, que buscan algo familiar que los reconforte. Es así como Kyle cae en la cuenta de que Megan tal vez haya ido a su casa. Además, atando cabos, Kyle cae en la cuenta de que cuanto menos tiempo lleve una persona poseída más posibilidades hay de que al liberarla esté sana, así que corre en su busca, pero cuando llegan no hay nada salvo una nota para él... Sidney tiene a Megan y a la pequeña Amber.

En este episodio descubrimos un par de cosas interesantes. Lo primero es que, aunque pensé que podría ser otra cosa, la misión del jefe de bomberos y su mujer sigue siendo cuidar de los "recién llegados" pero ahora a nivel mayor. Ahora cambiaron la famosa caravana por un espacioso almacén. Allí es donde tienen a Megan y Amber, aunque no están solas pues parece que hay bastantes nuevos poseídos. Sidney pide a Kyle que vaya hasta allí con él (llevándolo en el maletero, eso sí) y lo encierra en una habitación con la niña. Es entonces cuando el señor del sombrero le dice a Kyle que ambos vienen del mismo sitio y que lo dejará ahí hasta que le haga falta. Sin embargo Anderson, que siguió el coche de Sidney, consigue liberar a Kyle de su prisión aunque los nuevos poseídos no se lo pusieron nada fácil, entre ellos Megan. Ella ataca a Kyle dejándolo medio muerto pero... ¡Sorpresa! La pequeña Amber se tira encima de su tía para salvar a su padre y resulta que ella también tiene el don. Tras forcejear un poco, la niña consigue expulsar al ente que estaba dentro de su tía.

Después de llevar a Megan a comisaría para explicarle que su marido está muerto, Anderson en un nuevo intento de acabar con Sidney prende fuego a la casa de este pensando que está dentro, aunque no hace falta ser muy observador para saber que el que muere achicharrado es Aaron, el hijo de su novia y esbirro de Sidney. Efectivamente se confirma cuando al día siguiente la mujer y el reverendo se encuentran y ella le comenta preocupada que el chico no ha vuelto a casa. Acto seguido aparece Sidney en su coche... Nueva cagada, querido Anderson.

Para finalizar, Kyle, obviamente, pone carretera de por medio e intenta irse del pueblo con su hija para empezar una nueva vida lejos de todas esas movidas. Y digo intentar porque lo último que vemos es a ambos en una gasolinera mientras todos los allí presentes se quedan parados delante de ellos mirándolos fijamente.

Impresiones generales
A pesar de el descontento gradual que habréis notado si habéis seguido la serie conmigo tengo que decir que Outcast no es mala peeeero (obviamente había un pero) está mal planteada. O puede que no esté mal planteada y que solo nos hubiesen vendido la moto en las promos y claro, luego vienen los disgustos. Porque al principio nos decían que era aterradora, de posesiones pero... ¿Terror dónde? Posesiones, vale, aunque ni ellos se aclaran y marean tanto la perdiz que acaba aburriendo. Y ya no hablemos de la lentitud terrible que ha llevado con capítulos en los que literalmente no pasa nada a parte de las discusiones de Pimpinela (aka Kyle y Anderson). ¿Y por qué digo que no es mala? La premisa es buena, los personajes, la escenografía, son buenos pero podían haber llevado la trama mucho mejor, hacerla más interesante para no dejar a la audiencia con cara de póker a cada episodio.

En fin, es una pena porque como digo, la premisa me parece muy interesante pero con este plan no pienso aguantar otra temporada. También me da pena no saber qué pasará con Kyle y su familia, ya os comenté que esa trama me gustaba bastante. Sintiéndolo mucho, yo me planto aquí, tengo muchísimas otras series que de verdad me gustan como para gastar más tiempo en una que no me aporta ni entretenimiento.

Un saludo y... ¡San se acabó!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

No hay comentarios:

Publicar un comentario